Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 22 de agosto de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
 1 Mujer descalza
eva Sin zapatos
Buenos Aires - Argentina
Desde que abrí los ojos ,supe que la magia de las palabras podía pintar mi alma. Creciendo, descubrí que además debía intentarlo, que el brillo de la gota deslizandose hasta el vértice de la hoja de sauce, podía llevar mis sueños en un viaje eterno y necesario.Viviendo, aprendí que el sentido de un todo se define cuando puedo nombrarlo, y hacia la mitad de mi vida, supe que trascender significa dejar hojas en el viento, que en algun lugar sean recogidas por otros, y sumando colores , texturas, olores, sean echadas al vuelo nuevamente.
Aqui dejaré hojas en el viento, y en ese vuelo iniciático invito a todos ustedes.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Agosto 2012
El beso
Búsqueda
Mostrar datos Junio 2012
Mostrar datos Mayo 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

07/04/15 | 21:19: Marina Kauffman dice:
Hola Eva. No nos conocemos, quizás como con otras personas que te han escrito. Hoy recibí esa bella oración sobre los niños y busqué el autor en internet y apareciió tu blog. ¿Eres tú la autora? Es muy bella y profunda. Un abrazo
20/01/15 | 11:31: Pato dice:
Hola, es realmente difícil en el gran Bs. As. el ingreso escolar. Nosotros vivimos en el partido de 3 de febrero y aquí no hay ciclos básicos para niños con Sme de Down que deban asistir a escuela diferencial, pasé 8 meses buscando cerca de casa, hasta que una maestra me dijo que ya no perdiera el tiempo con este partido. Luego comencé con las escuelas diferenciales de los alrededores, (Ramos Mejía, San Martín, Versalles, etc.) y aún así me encontré con 500 peros,-es muy chiquito..., no camina..., usa pañales..., este año se anotaron todos niños con TGD de 6 y 7 años...) Finalmente encontré uno a 5 Kms de casa en S. Martín. Me chocó un poco conocerlo, pues me pareció lúgubre, algo apagado, la salita no esta decorada como cualquier jardín y me gustaría que tuviera un ambiente más infantil, porque son niños y son chiquitos todavía y necesitan sentir que no están en un hospital, pero todavía tengo esperanzas de que todo salga bien para mi gordito a pesar de que sigo con esa sensación de que estoy haciendo algo mal. Saludos y suerte
26/12/14 | 20:30: Cesar Sauan dice:
Eva Nuevamente estoy invitando a autores que me agradan sus trabajos a sumarse en los Libros Compartidos de mi taller ( www.cesarsauan.blogspot.com) para Editoras Dunken y AYE Bogotá Colombia...Si interesa solo escribeme un correo con la obra que deseas publicar ( poesìa o cuento breve 2paginas) o dejame elegir a mi entre tus trabajos publicados.... Espero respuesta por si o no. gracias
Vínculos
Cuerpo imaginario Cuerpo imaginario


Señales en el cielo 


     &nb... Ampliar

Comprar$ 35.00

Entrá a Radio La Quebrada

1 Mujer descalza




Todos los textos aqui publicados están registrados y protegidos por las leyes de derecho de autor




Contador web


29/01/2010






relojes web gratis



Así voy devolviéndole a Dios unos centavos
del caudal infinito que me pone en las manos.


Jorge Luis Borges




Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

TANTAS COSAS SE DICEN



Aquella noche era especial.
Afuera estaba oscuro y seguro que iba a helar.
El viento había parado, y  la gente en sus ranchos junto al fogón se calentaba el cuerpo y el alma en rueda de amargos.
En el "bolicho" se balanceaba el último parroquiano,depues de varias ginebras, apoyando tembloroso el vaso de vidrio grueso en el mostrador.
Ella, observaba , con sus grandes ojos negros, la escena, no menos desagradable, por muy conocida.
A los cuarenta años, su piel blanquísima y su cabellera ondulada ,negro azabache,quedaban fuera de lugar, en aquel sitio sórdido y hediondo.
Se miró de reojo en el espejito cuadrado, y vió la mancha azulada en su mejilla derecha. Odió.Odió todo.A sí misma y a todo lo que la rodeaba.Cada minuto de su vida.Cada minuto de esa agonía permanente que era respirar en este mundo.
Odió la pobreza, el alcohol , el mostrador, las borracheras del padre de sus hijos.Odió el olor a orina estancada del pozo que usaban los parroquianos como baño.
Y deseó estar lejos. Muy lejos. En algun otro mundo donde no la alcanzase tanta mugre, tanta miseria, tanto dolor.
Cora sentía el asco en su paladar. Desde que abría los ojos por la mañana, y a su lado, dormía aquel hombre oliendo a alcohol y a sudor agrio.
Saltaba de la cama, huyendo de aquella presencia insoportable  que entre vahos de alcohol y escupitajos, la miraba extraviado sin darle los buenos días.
Cruzaba la puerta del rancho de adobe y paja, desesperada por respirar el aire puro de la mañana,
y mientras sacaba agua del pozo, con un balde de lata, reprimía las últimas náuseas.
Afuera ,la helada blanqueaba la tierra y los yuyos del campo.
Adentro, rodeando la vieja cama matrimonial ,  ocho hijos dormían apilados en camas y cunas de tablas desvencijadas.

Se lavó la cara con el agua helada, apoyando el balde sobre un pie de hierro oxidado, y las lágrimas escaparon de sus ojos sin dar aviso.Las secó junto con el agua que dolía en sus mejillas, con un pedazo de toalla vieja y áspera.
 Y contó catorce moretones en su cuerpo, ni uno menos.Ah !y unas cuantas cicatrices, que ya no dolían tanto.
Pensó en poner la pava en el fogón , para tomar mate, pero algo en su interior gritó que no, que así como estaba, aprovechara , que fuera corriendo hasta la comisaría, y le dijera a él," que Sí, que esa noche, que estaba bien,  que sí, que fuera cuando la luz del bolicho se apagara, que la esperara ,escondido atras de los eucaliptos, con la bicicleta y el bolso.Que sí, sí Enrique, llevame con vos, ya no aguanto mas, ya no tengo mas lugar en el cuerpo para moretones, para el asco, para la angustia, que sí, llevame lejos, porque quiero vivir, no quiero que me mate, fijate , mirá, la última paliza que me dió, todavía me duele el oído, y el cuello, porque me quiso ahorcar."

Y aquella noche, era especial. Oscura. Luna nueva.Mucho frío. La gente metida en las casas.El bolicho iba a cerrar temprano.
 Se escuchaba a lo lejos el lechucerío en los silos de arroz de los Bertoni.
 Y recién pasó el tractor del Chacho, el último que quedaba arando el campo del Rusito.
No quería hacer ningún movimiento fuera de lugar, "no vaya ser que el Cholo se de cuenta, que vaya maliciar que quiero escaparme.porque ahí, sí, seguro que pela el cuchillo y me lo entierra bien al medio del corazón, como me dijo un día, y me deja morir con las tripas afuera pa que te coman los caranchos, como vos te merecés, mierda!"

Apoyada en la pared de barro, pintada a la cal,secaba los vasos de grueso fondo de vidrio, uno por uno, y observaba los movimientos del Tape Leiva, que como siempre, se iba a ir  cuando no podía mas de borracho, tropezando y cayendo con la bicicleta a la rastra por el camino de tierra.
El Tape, que la miraba con lascivia, y no perdía oportunidad de decirle algo mas...
Lo vió tambalearse rumbo a la puerta, y atravesar la oscuridad tosiendo ruidosamente.
Esperó segundos apenas, y sin demorar,  cerró la puerta de tablas pintada de verde, por dentro, con la "tranca "de hierro, que colgaba de un lado del marco.
Suspiró , y en la oscuridad, llegó hasta la puerta del rancho donde dormía el Cholo.En el silencio, oyó el ruido acompasado del ronquido del hombre que dormía profundamente su borrachera del atardecer.
 Por unos segundos, casi se arrepiente de su decisión. El menor de sus hijos, el que todavía mamaba en su pecho, ensayó un llanto, y sintió puñales en su vientre que abrían su cuerpo en mil pedazos. Respiró profundamente, ahogada, sudorosa,temblando...,
Retrocedió unos pasos, y sin mirar atrás, caminó hacia los eucaliptos, bordeando el alambrado, caminó sin mirar atrás, como una sonámbula, caminó sin pensar, cada vez más rápido, hasta que divisó la linterna que prendía y apagaba en la señal convenida.

El escribiente de la comisaría la esperaba apretando su bicicleta y un bolsito de tela con su ropa. Sus veinte años le habían dado el coraje necesario para amar la mujer hasta el punto de ofrecerle la salvación de la fuga.
"Dale, le había dicho un domingo mientras apuraba una cerveza recostado en el mostrador, vamonos juntos, a Paraná, nadie nos va a encontrar allá.
Si te quedás te va a matar a golpes.
 A los gurises los van a cuidar igual, los van a criar igual, pero a vos, a vos el loco te va a matar..."

Y él lo planeó todo. Mientras redactaba cuidadosamente las denuncias de uno que otro latrocinio, pelea de borrachos, robo de gallinero, paso a paso, pensó y repensó, y ahí estaba... el camioncito de don Sosa, esperándolos, para llevarlos al pueblo, a tomar el colectivo a la madrugada, rumbo a la libertad.

Allá en el campo anda el comentario de que" el mocoso ese, el escribiente de la comisaría, le robó la mujer al Cholo, que se escaparon juntos, dicen que pal Uruguay, que parece que se fueron en bicicleta nomas", "fijese, que locura, doce leguas pedaleando pa yevarse la mujer de otro", y ella, ¡ocho hijos!, dejó ocho hijos tirados a la buena de Dios, que clase de madre hace algo así!.


Dicen que los vieron.
Ella debe andar por los sesenta, y él menos, ni canas tiene.
Dicen que ella volvió para ver los hijos y pedirles perdón.
Dicen que sólo el menor de los ocho quiso conocerla.
Dicen que ella lloró en silencio y abrazó al hombre fornido que un día casi la detuvo con su llanto desde la cuna .
Dicen que ella le pedía perdón.
Dicen que el hijo le respondió: no soy quien para juzgarte...
Tantas cosas se dicen...

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
19/04/09 | 17:32: Bohemio dice:
Un salto al cuento corto sin paracaida para que lo deleitemos!!!!
Danielbohemio08@hotmail.com
 
19/04/09 | 16:21: Albin (blog deambulador nocturno) dice:
excelente relato Eva, conmueve la veracidad de la situación descripta. El mundo es una mierda y sigue cobrándo víctimas inocentes, desde el padre alcohólico, la mujer golpeada, hasta los niños abandonados a su suerte. Te abrazo a la distancia
diegarlane@yahoo.com.ar
 
18/04/09 | 22:51: eliza (DE CARA AL VIENTO) dice:
es cierto, tantas cosas se dicen... Yo he visto muchas situaciones como esta, porque trabajo con chicos, en una escuela marginal. ¡Y cómo duelen! duele porque no podés hacer casi nada, duele porque los que debieran ayudar no lo hacen porque no saben cómo, o qué se yo. y duele porque los chicos son rehenes de la situación. Y con el tiempo vas perdiendo pedazos de tu alma al vivir de cerca tanta miseria humana, si hasta llega el día que querés no ver más, tan solo para no perder la razón. Yo, lo que todavía no puedo comprender es que lleguen estas pobres mujeres a traer al mundo a ocho, diez, trece niños en esa condición. yo por los míos daría la vida, pobre del que les toque un pelo... ¡Deberían ellas poder salvarse antes, para salvar a sus hijos también! Tampoco debo ser juez de nada, sólo dejo fluir mi sentimiento. Mujer descalza, tu relato me tocó el corazón. un abrazo.
elizasanchezboado@yahoo.com.ar
 
18/04/09 | 21:29: marta mazzilli dice:
Ay, ay, ay!...acá es donde aparecen mis contradicciones.Fui testigo no presencial de casos semejantes en las comunidades escolares en las que trabajé...y, la empleada que crió a mis hijos tomó resolución similar, un día, harta....y se fue. Hay que salvarse. Jamás sin los hijos.Los hijos quedan con la bestia, son tan víctimas como la que huye, son presa para violaciones, golpes y humillaciones. Hay que salvarse, pero con los hijos a cuestas, aunque sea abajo de un puente....y, si la quería: eso le hubiera propuesto. Besitos y gracias por entrar al viejo taller, quedarse, y escribir para él. Marta Mazzilli
familiachiaravieyra@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
21/08 | 18:26 El beso
06/08 | 16:06 Búsqueda
31/08 | 17:05 Adónde irán..
26/08 | 17:07 Renacer
09/08 | 09:40 Lo bastante
30/08 | 15:14 La chica del espejo
29/08 | 14:21 Juegos del amanecer
27/08 | 16:37 Pirongo
26/08 | 13:23 Los zapatos del maestro
23/08 | 16:42 La dulzura.
16/08 | 16:55 La última canción.
16/08 | 13:37 Retratos de la noche porteña
14/08 | 16:04 Violetas
13/08 | 15:32 Tiendo mi lecho
11/08 | 16:02 Alto precio
09/08 | 16:15 Decisión.
09/08 | 15:01 Sed (tango)
08/08 | 16:22 Verano
02/08 | 11:15 Desahogo
01/08 | 16:08 Jíbaro.
01/08 | 12:05 Los jaguares de Greenpeace
01/08 | 11:46 SERVICIO A LA COMUNIDAD


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS